Opinión

Ahora ya son 100 contra 30

Apenas un mes y medio después de que se presentó y fracasó la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, la izquierda anunció ayer que promoverá una iniciativa similar por las mismas razones que la vez pasada pero con la diferencia del indulto a Alberto Fujimori entre una y otra.

Aún no es clara la posición de los otros partidos. Yonhy Lescano adelanta que AP no ha tomado una decisión sobre el nuevo planteamiento de vacancia pero que él sí la apoyaría a diferencia de diciembre pasado cuando votó contra dicha iniciativa.

Ello constituye una señal de un cambio de actitud luego del indulto a Fujimori que explica que el riesgo de la vacancia estará flotando en el ambiente político de este año, siendo obvio que se ha producido un reperfilamiento del congreso que desfavorece al presidente Kuczynski.

Luego del terremoto del indulto sin vacancia, el perfil del congreso ha cambiado sin duda alguna.

Frente a una nueva moción de vacancia, PPK tiene ahora un respaldo en el Congreso de hasta 30 votos: 15 de su partido PPK, 10 de los ‘avengers’ de Kenji y Alberto Fujimori, quizá 2 del Apra -Jorge del Castillo y Luciana León, y 3 de los hoy no agrupados que se fueron de sus filas por el indulto: Gino Costa, Alberto de Belaunde y Vicente Zevallos).
Pero en contra hay 100 votos que, al menor estornudo, reemplazarían a PPK por el vicepresidente Martín Vizcarra: 61 de Fuerza Popular, 10 del Frente Amplio, 10 de Nuevo Perú, 8 de APP, 5 de AP, 3 del Apra y 3 de no agrupados como Yeni Vilcatoma.

A esos 100 no les falta ganas, por distintos motivos, de despachar a su casa antes de tiempo al presidente Kuczynski, pero todo es cuestión de escoger la oportunidad ‘correcta’.

La izquierda, por ejemplo, está en una clara apuesta por radicalizarse de cara a las próximas elecciones, y ello podría explicar, entre otras razones, su nueva moción de vacancia.
Vistos los números, sin embargo, todo pasa por la decisión de Keiko. ¿Le conviene vacarlo al toque, en las próximas semanas? Eso no es claro.

En contra de hacerlo está la duda de si le conviene traerse abajo la presidencia de PPK cuando aún tiene un quilombo interno por resolver por el pleito con su hermano. A favor, estaría la pataleta aún no resuelta por la derrota frente a PPK así como el hecho de que Kenji haya anunciado el respaldo de su bancada al gobierno.

Al final, Keiko tiene la última palabra sobre el futuro de la presidencia de PPK y el pleito familiar será crucial en su decisión. O sea, igual que siempre.(LR)

Edición Central Diario Perú

 

Leer más

Artículos relacionados